Un investigador que descubrió un peculiar material en el sitio donde se cree se estrelló una nave alienígena en Roswell, teme que la Oficina de Administración de Tierras de EE.UU. (BLM por sus siglas en inglés) esté buscando confiscarlo. El hombre asegura que está a punto de probar el origen extraterrestre del escombro y el gobierno intenta detenerlo.

Fragmento de la supuesta nave estrellada en Roswell encontrado por Frank Kimbler.

Frank Kimbler enseña geología y otras ciencias de la tierra a nivel secundario en el Instituto Militar de Nuevo México en Roswell. Cuando llegó por primera vez para desempeñarse como profesor en la zona, pensó que sería entretenido investigar sobre la leyenda ovni local: el estrellamiento de una nave alienígena en 1947 y la recuperación de sus restos —y la subsecuente limpieza para que no quede rastro— por parte de los militares.

Kimbler examinó fotos satelitales y encontró que ciertos terrenos parecían haber sido quemados. Luego, portando un eficiente detector de metales, logró escabullirse en la zona y encontrar fragmentos de un extraño metal (probablemente una aleación), además de algunos botones que coinciden con aquellos utilizados por el personal militar a mitad del siglo pasado.

Terreno donde se encontró el fragmento por medio de un detector de metales.

Terreno donde se encontró el fragmento por medio de un detector de metales.

Un examen inicial del misterioso fragmento llevado a cabo por el Museo Internacional OVNI en Roswell fue inconcluso pero, según el profesor de geología, apuntaba a un origen no-terrestre del material.

Ahora el BLM ha contactado a Kimbler preguntando por el fragmento encontrado en el lugar del incidente y requiriendo que lo lleve a sus oficinas este lunes 25 de junio.

Botones que podrían pertenecer a los militares que limpiaron el terreno de cualquier evidencia. Crédito: Frank Kimbler.

Aparentemente, el organismo se enteró sobre este fragmento al hacer averiguaciones sobre los planes para el futuro Festival OVNI en Roswell, que tendrá lugar en unos días.

De acuerdo al panfleto del BLM, «está permitido recoger una cantidad razonable de material mientras no sea histórico o culturalmente significativo». Y dado que aún no se ha podido probar definitivamente el origen extraterrestre del escombro encontrado con el detector de metales —y difícilmente se podrá hacer si es confiscado por el gobierno—, Kimbler no estaría rompiendo ninguna regla con su hallazgo.

Imagen satelital multiespectral que muestra el lugar del estrellamiento ovni de Roswell. Puede apreciarse claramente una zona quemada (o con disturbios) cubriendo el área donde, según los testigos, estuvo el campo de escombros. Recuadro: Frank Kimbler.

Sin embargo, en un email enviado al ufólogo Alejandro Rojas, colega del sitio Open Minds, Kimbler muestra su preocupación:

La Oficina de Administración de Tierras me contactó hoy y me solicitó que lleve todo lo que hallé a su oficina en Roswell. Ellos quieren que su personal le eche un vistazo al material y vea si he violado alguna ley de EE.UU. Los documentos publicados especifican que cualquier cosa con una edad menor a 100 años no cuenta [dentro de lo histórico y cultural]. Y además dice de «origen humano» claramente.

Esto es un preludio para la confiscación de lo que encontré o una multa al menos. Seriamente, creo que estoy a un examen científico de probar que [el fragmento] es de origen extraterrestre.

La reunión con los oficiales del BLM es este lunes a las 10:15 a.m. en la oficina del Distrito de Roswell. Por favor, contacta a tus amigos o conocidos en altos cargos, envíame un buen abogado y llama a cuantos medios sean posibles, CBS, NBC, ABC, Fox, CNN. Esto es serio. El gobierno está intentando sacarme el material que hallé en el sitio del incidente. Quieren detener la investigación al respecto.

Este tipo de control gubernamental tiene que parar, y nosotros como estadounidenses tenemos el poder de hacerlo. No puedo solo, ¡NECESITO AYUDA!

Es posible que el BLM esté haciendo un procedimiento de rutina para asegurarse que lo de Kimbler esté dentro del marco legal, pero la preocupación del hombre es entendible. Sería trágico, y muy sospechoso, si el gobierno se hace con este presunto resto de una nave alienígena.

Pueden hallar más información sobre este fragmento AQUÍ.

Fuente: MysteryPlanet