Una pareja noruega intercambió votos en una ceremonia vikinga inspirada por las bodas que tuvieron lugar hace 1.000 años, incluyendo barcos largos (drakkar), un ritual de sangre y un banquete de cerdo.

boda-vikinga1

La ex cosmetóloga Elisabeth Dalseth (27) se casó con Rune Dalseth (36) a orillas de un lago en Noruega, en una ceremonia presidida por un gothi (goði), un sacerdote pagano.

A pesar de que ambos fueron criados como cristianos, escogieron tener una boda al estilo de sus ancestros, vestidos con trajes tradicionales y considerando todos los elementos presentes antaño en tales eventos, incluyendo un ritual blót, en el cual se sacrificó un cerdo y se lo cocinó. Su sangre fue puesta —como era costumbre— en un gran caldero desde el cual se tomó para salpicar las estatuas de los antiguos dioses, las paredes y los participantes.

boda-vikinga4

Entre los vikingos, el blót era un momento sagrado, donde la gente se reunía alrededor de vaporosos calderos para comer «junto» a los dioses y los elfos. La bebida se pasaba entre los comensales y era bendecida. En general lo que se bebía era cerveza o hidromiel, pero entre los nobles podía ser vino importado.

boda-vikinga5

La ceremonia tuvo lugar el pasado 25 de agosto. Tanto Elisabeth como Rune pertenecen a un multitudinario movimiento de recreacionistas de la Noruega vikinga. Sus amigos de este grupo para preservar y continuar con los rituales paganos asistieron a la boda preparados para la ocasión, brindando con hidromiel y disfrutando de música y bailes nórdicos. Una boda que, según ellos, es la primera de su tipo a esta escala desde la cristianización de Escandinavia.

boda-vikinga6

«Hicimos construir y traer dos barcos largos. Obra de un constructor naval local», explica Rune. «Los trajes tradicionales no fueron fáciles de conseguir, por lo que otro amigo tuvo que ayudarnos con eso».

Paganismo en familias cristianas

Como administradora de un salón de belleza, Elisabeth no sabía nada sobre paganismo y tradiciones vikingas, hasta que conoció a Rune, quien la llevó hacia ese nuevo mundo. «Tan pronto como lo conocí, me enamoré de su gente, su espiritualidad y su amor por la naturaleza», comenta.

Los invitados se sorprendieron cuando el gothi anunció que los parientes de la novia debían competir contra los del novio en una carrera tradicional llamada Brullaup.

Los invitados se sorprendieron cuando el gothi anunció que los parientes de la novia debían competir contra los del novio en una carrera tradicional llamada Brullaup.

No obstante, la familias de ambos presentaron algo de resistencia y escepticismo a la idea de una boda pagana. «Vengo de una familia muy cristiana. Cuando le dije lo que íbamos a hacer a mi mamá, dudó bastante. Pero con el tiempo lo aceptó. Ella puede ver lo feliz que me hace el paganismo y cómo me ayudó a poner mi vida en orden. Antes de ser un vikingo no tenía esposa, ni hijo, ni casa, ¡mírame ahora!».

Rune y Elisabeth con su hijo Ragnar.

Rune y Elisabeth con su hijo Ragnar.

Al final, y a pesar de tener la opción de venir vestidos con ropas modernas, tanto las familias como los amigos de los contrayentes asistieron a la boda luciendo como auténticos vikingos.

boda-vikinga7

Fuente: Daily Mail.

Fuente: https://mysteryplanet.com.ar/site/pareja-celebra-la-primera-boda-vikinga-en-en-mil-anos/