¿Qué es el satélite  “Black Knight”? 
En diciembre de 1927 Carl Stoermer (Profesor noruego de matemáticas en la Universidad de Oslo), Leo C. Young (ingeniero de radio estadounidense) y Hoyt Taylor (Consultor principal de electrónica en el laboratorio de investigación Naval), mientras investigaban las ondas de radio, recibieron una extraña señal procedente del espacio.

Años después, en 1960, el Sputnik recibió la misma señal. Se piensa que esta señal provenía de un satélite o artefacto misterioso, de origen desconocido.
Se cree que era de origen extraterrestre, y las ondas de radio que emitía estaban siendo enviadas desde los años 20, lo cual concuerda con lo que detectaron en 1927 Stoermer, Young y Taylor, después de esto la señal de radio desapareció.
En los patrones de onda corta analizados por el astrónomo Duncan Lunan, revela su origen como Epsilon (o el sistema de estrellas como lo fue hace 13.000 años).

En su obra “Disneylandia de los Dioses”, John Keel, se narra una historia cuyo parecido con la de este satélite parece no ser casual:

Las señales, aunque de corta duración, parecían “muy ricas en información”, debido a su sofisticación y complejidad. Curiosamente, la frecuencia cambia periódicamente, un fenómeno que se da en las transmisiones de búsqueda para evitar interferencias.
Además, su equipo había descubierto, totalmente por accidente, que los animales en su laboratorio de Pul-kovo sufrieron leves, pero regulares cambios físicos durante el tiempo de transmisión de la señal, alterando su volumen de sangre y sus lecturas de la presión arterial. Provisionalmente, Moyashka supuso que la radiación que acompaña a las señales de radio podría explicarlo.[Nótese aquí la, tal vez ligera, la similitud en el nombre del científico ficticio que descubrió el satélite, Moyashka, y la estación de seguimiento de Muchea australiana que recogió avistamiento de Cooper.]

En febrero de 1960 los EE.UU. detectaron un objeto no identificado en órbita polar, una hazaña que ni ellos ni la URSS había sido capaz de lograr. Como si eso no fuera suficiente, al parecer era de un tamaño superior a cualquier cosa que uno u otro país hubiera podido fabricar en la tierra en esa época.
Los operadores comenzaron a recibir extraños mensajes en clave. Una persona en particular, dijo que se las arregló para decodificar una de las transmisiones, y que correspondía a un cuadro de estrellas. Un mapa de las estrellas que han sido trazadas desde la Tierra hace 13.000 años, y se centró en el sistema de las estrellas Bostes Epsilon.

El 3 de septiembre de 1960, siete meses después de que el satélite fuera detectado por el radar, una cámara de seguimiento en la fábrica de Long Grumman Aircraft Corporation de la Isla, tomó una fotografía de ella. El personal sobre el terreno había estado siguiendo el objeto unas dos semanas.
Los espectadores lo veían como un objeto de color rojo brillante que se movía en una órbita de este a oeste, (la mayoría de los satélites de la época, de acuerdo a lo poco material que he podido encontrar sobre el satélite “Black Knight”, pasaban de oeste a este).
La velocidad también era alrededor de tres veces más de lo normal. Se formó un comité para examinarla, pero nunca se hizo público.
Tres años más tarde, Gordon Cooper fue lanzado al espacio para una misión de 22 vueltas en órbita a la Tierra. En su órbita final, Cooper declaró haber visto una forma verde brillante por delante de su cápsula, que se dirigía hacía él.
Se dice que la estación de seguimiento de Muchea, en Australia, a quienCooper reportó también esto, era también capaz de recogerlo en el radar del viaje en una órbita de este a oeste. Este evento fue reportado por la cadena NBC, pero a los periodistas se les prohibió preguntar a Cooper sobre el evento después de su aterrizaje. La explicación oficial fue que una falla eléctrica en la cápsula había causado altos niveles de dióxido de carbono, y le produjeron a Cooper“alucinaciones inducidas”.

“Nuestra casa es Epsilon Boötis, que es una estrella doble. Vivimos en el sexto planeta de siete (comprobar el sexto de siete) contando hacia fuera desde el sol, que es el mas grande de las dos estrellas. Nuestro sexto planeta tiene una luna. Nuestro cuarto planeta tiene tres. Nuestro primer y tercer tienen una cada uno. Nuestra prueba esta en la orbita de vuestra luna”

Traducción de la señal originada por el satelite “Black Knight” Publicada en el Time Magazine (9 Abr, 1973)

En 1957 unos meses después del lanzamiento de los primeros satélites terrestres, los soviéticos Sputnik I y II, el Dr. Luis Corralos del ministerio de comunicaciones venezolano, tomando fotografías del Sputnik II, se encontró inesperadamente con la imagen reflejada sobre éste de un satélite de origen desconocido.
Pero ésta no fué la primera noticia que se había tenido del misterioso satélite.
En 1953, 4 años antes del lanzamiento del primer satélite humano, el Dr. Lincoln La Paz de la Universidad de Nuevo Mejico descubrió algo orbitando la tierra.
Debido a que no fué la única notificación y que varios avisos similares se realizaron en distintos puntos del planeta, el Departamento de Defensa Estadounidense encargó un estudio al distinguido astrónomo Clayde W. Tombaugh, descubridor de Plutón en 1930, intentando seguir la pista a ese pitido en los radares mundiales que ya había sido bautizado como “Black Knight”.
El Pentagono, nunca hizo oficiales los resultados del estudio del Dr Tombaugh.

Otra vez en 1960 el Caballero Negro fué localizado, esta vez por el Sistema de Defensa Aérea de los EE.UU.

El descubrimiento más interesante de este avistamiento fué la observación de que el satélite realizaba una órbita polar, una cosa que ni el programa espacial estadounidense o ruso estaban cerca de conseguir.
También es de remarcar que con la estimación aproximada de peso que se le supuso, de unas 15 toneladas, triplicaba el peso que hasta ese momento se había conseguido lanzar al espacio.
Tres años después, dentro del programa espacial americano Mercury, el astronauta Gordon Cooper a bordo de la cápsula Faith 7, en la última de las 22 orbitas terrestres a completar de su misión, realizó un aviso de un extraño avistamiento. Cooper dijo haber visto una sombra brillante verde sobre su cápsula y dirigiéndose hacia él.
En relación a esto, la estación de seguimiento Muchea en Australia, dijo haber localizado también en sus radares lo reportado por el astronauta americano. La cadena NBC que hizo eco de sucedido, fue vetada para preguntar sobre el asunto a la llegada del astronauta.
La explicación oficial dada fué que una disfunción eléctrica generó niveles altos de dióxido de carbono produciendo alucinaciones al tripulante.

El caballero negro también dejó muestras de su presencia con mensajes recibidos por radioaficionados amateurs de todo el mundo.

Sin embargo, quizás el suceso más interesante que se ha ido repitiendo coincidiendo con los avistamientos del extraño satélite ha sido lo que se viene llamando LDE (Long Delay Echo), que en castellano viene a significar Eco de Respuesta Diferida.El LDE afecta a las señales de radio y televisión retrasmitidas a través de satélites, sufriendo un inusual retraso, como si alguien los estuviera grabando y después emitiéndolo de vuelta. Siendo un retraso tan significativo que quedaban totalmente descartadas la influencia de fenómenos atmosféricos o interferencias de origen conocido. El retraso de la vuelta de la señal podía varia desde segundos hasta incluso varios días.
Este efecto fué identificado 30 años antes por el geofísico noruego Carl Stormer y el alemán Balthasar VanDerPol quienes descubrieron un extraño eco que iba asociado a ciertos mensajes de radio y tenían unos intervalos aparentemente aleatorios.

Fué el astrónomo escocés Duncan Lunan quien relacionó el LDE con las apariciones del Black Knight en un documento presentado ante la Sociedad Interplanetaria Inglesa en 1973.

Además aseguraba que los ecos contenían un mensaje codificado el cual había conseguido traducir y que nos marcaban el mapa de un sistema estelar, Epsilon Boötes.
Lunan también especulaba con que el mensaje era enviado por una nave extraterrestre robotizada que orbitaba alrededor de la luna y podía haber estado esperando miles de años a que la raza humana adquiriera la tecnología suficiente como para descifrar el mensaje.A principios de 1974 se produjo la conexión más extraña entre el Caballero Negro y la raza humana, cuando el afamado escritor de ciencia ficción Philip K Dick (autor de la novela en que se basa Blade Runner) comenzó a tener una serie de conexiones “misticas” con el satélite. De estas experiencias salieron 8000 páginas de diálogo continuo consigo mismo escritas durante las noches y que llamó Exegesis.

El satélite para Dick se llamaba VALIS (Vast Active Living Inteligence System- Extenso Sistema Vivo de Inteligencia Activa).

VALIS se presentaba ante el escritor en sus visiones conscientes como un satélite de otro mundo, mandado por seres con tres ojos, con garras de cangrejo y que orbitaban alrededor de Fomalhaut.
Ellos construyeron nuestra civilización, nos enseñaron la escritura y la ciencia y se volvieron a su planeta, dejando atras a VALIS como ente que contactaría con ciertos individuos cuando la humanidad necesitara un empujón.Philip K Dick nos relata que en una ocasión escuchando “Strawberry Fields Forever” de los Beatles en la radio, VALIS sustituyó la letra por una advertencia sobre la salud de su hijo, dando detalles concretos del problema y diciendo que corría serio peligro de muerte.
Dick se apresuró a llevar a su hijo a un hospital donde le diagnosticaron lo pronosticado por VALIS, y siendo programanda una cirugía urgente para ese mismo día.Las visiones y conexiones con VALIS continuaron para Dick durante prácticamente 8 años suponiendo para él casi una conexión directa con Dios, resultando el Exagesis la búsqueda de la verdad absoluta. A pesar de que antes de su muerte las conexiones con el satélite cesaron, él continuó especulando sobre el tema y escribiendo, en lo que finalmente resultarían en 4 libros, más uno último, casi póstumo, sobre el VALIS.
El Caballero Negro sigue siendo un misterio científico, pero además quizás si sea lo más cercano que estaremos nunca de conocer a un Dios.
Sea realidad o ficción y no por parecer una novela fantástica deja de ser inquietante y asombroso a partes iguales.
Eso sí, la idea de Dick de que dios sea una mezcla de Ten Shin Han y el Señor Cangrejo no me termina de convencer.
 En Noviembre de 1966. La sonda Gemini XII, lanzada desde Cabo Cañaveral con los míticos astronautas Jim Lovell y Edwin Aldrin sobrevoló la tierra durante tres días a 270 km de altura durante tres días. En esos tres días, además de los experimentos propios de este tipo de misiones que la NASA diseña. los astronautas pudieron fotografiar el globo terráqueo en multitud de ocasiones. De entre las fotografías desclasificadas por NASA de aquella misión, vamos a fijarnos en una en especial, la S66-63029_G12-S. Vamos a verla.
Sin título
Hacemos una ampliación y nos encontramos una vez más con ese cuerpo que algunos llaman el caballero negro,  Posiblemente una de las menciones de Aldrin al respecto de los OVNIS que pudo ver en la atmósfera de la tierra tenga que ver con cuerpos de este estilo. Es interesante observar su forma aerodinámica y su aparente irregularidad, algo visto en los numerosos avistamientos registrados de este cuerpo.
1920617_236687519850442_422921398_n
Interesante ver también la parte central en donde hay dos coloraciones blancas que afectan tanto al módulo alargado como al modulo mas ancho.
1920617_236687519850442_422921398_n3
Seguiremos esperando mas imagenes o noticias sobre “el caballero negro”.
tienda online
tienda online