Una ancestral pirámide que mide 70 metros de altura y se extiende por 24 hectáreas en su base, ha sido excavada en China, según reportan los arqueólogos en el número de agosto de la revista Antiquity.

Diferentes vistas de las partes desenterradas de la pirámide. Crédito: Zhouyong Sun y Jing Shao.

Diferentes vistas de las partes desenterradas de la pirámide.
Crédito: Zhouyong Sun y Jing Shao.

La pirámide es el centro neurálgico de Shimao, un vasto yacimiento arqueológico del que ni siquiera conocemos su nombre original. La existencia de Shimao se conoce desde hace tiempo, pero han hecho falta años de excavaciones para por fin deducir algunos de sus datos. Ese conocimiento viene acompañado de aún más preguntas sobre una civilización que floreció aquí hace 4.300 años, mucho antes que la Gran Muralla, cuyos primeros cimientos datan de hace 2.700 años.

La pirámide de Shimao es una de las más grandes del mundo y, a diferencia de sus contrapartidas mexicanas o egipcias, no era un simple templo o un monumento funerario, sino una ciudadela en toda regla. Sus 11 amplias terrazas estaban ocupadas por toda clase de edificios de adobe que probablemente servían para acoger a las clases altas, sacerdotes, militares y comerciantes de riqueza.

Hojas de espada y cuchillos hallados cerca de la pirámide.

Hojas de espada y cuchillos hallados cerca de la pirámide.

Apoya esa idea el hecho de que la base de la pirámide está fortificada con muros para resistir un asedio. Sus puertas contaban con lo que parecen puestos de guardia y los investigadores creen que el acceso a ella estaba severamente restringido.

Los muros de la pirámide y sus edificios estaban decorados con rostros mitad humano y mitad animal, y esa no es ni mucho menos su mayor peculiaridad. Entre las piedras y ladrillos de los muros los arqueólogos han hallado pequeños artefactos de jade, probablemente insertados allí como una especie de protección espiritual.

Rostro de Jade recuperado de entre los muros.

Rostro de Jade recuperado de entre los muros.

Cerca de una de las puertas han aparecido seis pozos llenos de cráneos humanos. Los investigadores creen que se trata de sacrificios humanos durante la construcción o el resultado de victorias militares, porque gran parte de los cráneos se corresponden con los habitantes de Zhukaigou, los restos de otra ciudad cercana. Las investigaciones en Shimao continúan, y seguramente se descubrirán nuevos datos sobre los habitantes de la ciudad y su fascinante pirámide.

Un pozo de sacrificios humanos lleno de cráneos descubierto en Shimao.

Un pozo de sacrificios humanos lleno de cráneos descubierto en Shimao.

Fuente: Live Science. Edición: Carlos Zahumenszky.

Fuente: https://mysteryplanet.com.ar/site/desentierran-una-enorme-piramide-y-ciudad-perdida-en-china/