Un asteroide de 2 km es descubierto orbitando el Sol más cerca que Venus


Los astrónomos han construido modelos de las poblaciones de asteroides en nuestro sistema solar, prediciendo que habrían cuerpos de ~1 km orbitando más cerca del Sol que el planeta Venus. El problema es que nadie había sido capaz de detectar uno… hasta ahora.

2020 AV2.

Los círculos rojos muestran al asteroide 2020 AV2 observado en diferentes momentos. (Ip et al., arXiv 2020).

Astrónomos que trabajan con el instrumento Instalación Transitoria Zwicky (ZTF), en el observatrorio Palomar, han logrado finalmente observar uno. Pero es más grande de lo teorizado, con unos 2 kilómetros de diámetro. Su sola existencia, de confirmarse, obligaría a actualizar los actuales modelos de población de asteroides en nuestro sistema solar.

Un nuevo estudio que presenta el hallazgo ha sido subido al archivo de prepublicación arXiv. Intitulado Un asteroide de escala kilométrica dentro de la órbita de Venus, tiene como autor principal al Dr. Wing-Huen Ip, del Instituto de Astronomía de la Universidad Central Nacional de Taiwán.

El asteroide ha recibido el nombre de 2020 AV2 y orbita a una distancia de solo 0.65 unidades astronómicas (1UA = distancia media Tierra-Sol). Y dado que los modelos no predicen asteroides tan grandes dentro de la órbita de Venus, esto podría significar que existe una nueva población de estos cuerpos o que bien el encontrado podría ser el más grande de dicha población.

2020 AV2 describe su órbita en 151 días, unos cinco meses, y en ella se acerca mucho a Venus y a Mercurio.

«Si este descubrimiento no es una anomalía estadística, entonces 2020 AV2 podría provenir de una fuente aún no observada de asteroides en el interior de Venus, por lo que los actuales modelos de población de asteroides deberían ser ajustados», escriben los autores.

Destructor o confirmador de modelos

Hay alrededor de 1 millón de asteroides conocidos y la gran mayoría de ellos se encuentran fuera de la órbita de la Tierra. Solo hay una pequeña fracción de ellos con órbitas cercanas a la Tierra. Y los modelos predicen que un número aún menor de asteroides debería estar dentro de la órbita de Venus. Esos asteroides se llaman Vatiras.

2020 AV2 fue detectado por primera vez por la ZTF el 4 de enero de 2020. Las observaciones de seguimiento con el telescopio Palomar de 60 pulgadas y el telescopio Kitt Peak de 84 pulgadas recopilaron más datos.

ZTF está instalado en el telescopio Samuel Oschin de 48 pulgadas del observatorio Palomar, San Diego, California.

Cerca de finales de enero, los astrónomos utilizaron el telescopio Keck para observaciones espectroscópicas de la roca. Esos datos muestran que el asteroide es del tipo-S (constituido principalmente de silicatos de hierro y magnesio) y provino de la región interior del cinturón de asteroides principal, entre Marte y Júpiter.

«Los modelos de población de NEA (asteroides cercanos a la Tierra) predicen más de un asteroide interior a Venus de este tamaño, lo que implica que 2020 AV2 es uno de los asteroides de Venus interior más grandes del sistema solar», señalan los autores. Es el más grande, lo que tiene sentido porque el más grande sería el primero en ser visto, o hay más de ellos que aún no hemos encontrado.

Los investigadores pensaron en dos escenarios relacionados con la detección de 2020 AV2 y lo que significa. «A pesar de su baja probabilidad, una explicación para nuestra detección de 2020 AV2 es un descubrimiento aleatorio de la población de asteroides cercana a la Tierra. Sin embargo, la historia ha demostrado que la primera detección de una nueva clase de objetos suele ser indicativa de otra población de origen, como el Cinturón de Kuiper con el descubrimiento de los primeros Objetos del Cinturón de Kuiper 1992 QB1 y 1993 FW».

Instrumento ZTF.

También existe la posibilidad de que 2020 AV2 no se haya originado en el cinturón de asteroides principal. Los modelos muestran que hay una región dentro de la órbita de Mercurio que podría haber engendrado asteroides y donde aún podrían residir.

«2020 AV2 podría haberse originado a partir de una fuente de asteroides ubicados más cerca del sol, como cerca de las regiones de estabilidad ubicadas dentro de la órbita de Mercurio en alrededor de 0.1-0.2 unidades astronómicas, donde grandes asteroides podrían haberse formado y sobrevivido en escalas de tiempo del edad del sistema solar», agregan.

2020 AV2 podría no pasar una eternidad en su órbita actual. El equipo realizó algunas simulaciones que muestran que el asteroide podría ser expulsado del sistema solar por completo.

Fuente: ScienceAlert. Edición: MP.





Source link

Deja una respuesta

x

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.