Uno de los detenidos podría recibir penas de hasta ocho años de cárcel, según estipula el Código Penal de Perú dedicado a Delitos contra el patrimonio cultural.

Templo del Sol, Machu Picchu.

Los turistas son seis en total, tres de nacionalidad argentina y los restantes de nacionalidad chilena, francesa y brasileña. Los mismos fueron detenidos por las autoridades en la zona del mirador del «Templo del Sol», acusados de haber provocado la caída de una piedra desde seis metros de altura que produjo un hundimiento del suelo y haber defecado en una zona adyacente.

Cinco de los detenidos por atentar contra el patrimonio arqueológico de Machu Picchu prestaron declaración y fueron deportados a sus respectivos países este miércoles. El único retenido es un argentino de 28 años, Nahuel Gómez , quien será juzgado como presunto autor de «extracción ilegal de bienes culturales», un delito con una pena de entre tres y ocho años de prisión, informó la policía y fuentes de la Embajada argentina en Perú.

El fragmento de roca desprendido.

El Gobierno regional recordó a todos los visitantes que están obligados a proteger y respetar el patrimonio. En el caso del Templo del Sol, el ingreso en algunos sectores está prohibido por el delicado estado de conservación en el que se encuentra.

Machu Picchu es el principal destino turístico del país y cada día es visitado por miles de viajeros, que acceden al lugar por tren desde la ciudad del Cusco, situada a 1.165 kilómetros al sureste de Lima.

Fuente: Telam/Clarín.





Source link