El equipo arqueológico que lo ha descubierto desconoce aún qué usos se le daba en la antigüedad, aunque lo más probable es que se utilizase para celebrar rituales funerarios.

Una de las piedras del monumento sobresaliendo entre la abundante maleza.

Gracias a un escáner aéreo de la zona con tecnología láser (LiDAR), un grupo de arqueólogos ha descubierto un enorme monumento de piedra circular (cairn) en el famoso Bosque de Dean, situado en el oeste del condado de Gloucestershire, Inglaterra. Se trata de un conjunto de piedras apiladas, que data del año 2.000 a.C., construido durante la Edad de Bronce.

Sin embargo, el equipo del arqueólogo Jon Hoyle, autor del descubrimiento, desconoce exactamente qué usos se le daban al monumento. Lo más probable —una hipótesis aún por confirmar— es que se utilizase para celebrar rituales, probablemente fúnebres, en su interior; algo que los expertos sospechan porque se han encontrado restos de fuego en otros anillos similares.

Detección del ‘cairn’ circular por LiDAR.

Una de las características más sorprendentes de la estructura es su enorme tamaño: unos 25 metros de diámetro. De hecho, lo primero que Hoyle pensó al observar los resultados del escaneo tridimensional de la zona fue que montículo era en realidad un búnker o un depósito de armas de la Segunda Guerra Mundial. Pero no: su antigüedad era mucho mayor, más de 4.000 años.

En declaraciones a la cadena BBC, Hoyle dijo que los montículos circulares de piedras eran «comunes en lugares como Derbyshire, Northumberland y Gales», pero este era el único conocido en el condado de Gloucestershire. Además, el investigador incluirá este «emocionante y relevante» descubrimiento en su próximo libro, Hidden Landscapes of the Forest of Dean (‘Paisajes ocultos del Bosque de Dean’).

Recreación artística.

Bosque inspirador

Como dato de color, cabe destacar que la zona forestal donde se halló el monumento es bastante conocida para la literatura inglesa. J.R.R. Tolkien, autor de El Señor de los Anillos, se inspiró en este área a la hora de escribir su obra cumbre, llevada al cine en forma por parte de Peter Jackson.

Pero la vinculación con grandes obras británicas no acaba ahí. J.K. Rowling, «madre» de Harry Potter menciona este bosque en uno de los libros de la saga del joven mago, uno de los pocos escenarios reales de la trama.

Fuente: BBC. Edición: El Confidencial.





Source link