La NASA da por fallida la misión principal de la sonda InSight en Marte


Después de dos años de poco progreso, la NASA ha puesto fin a la misión de la sonda para estudiar el calor interno de Marte a bordo del módulo de aterrizaje InSight. Esta decisión de la agencia espacial se da a poco menos de un mes de la llegada del rover Perserverance, que arribará el 18 de febrero.

InSight.

La sonda InSight de la NASA ha estado posada en la superficie del planeta rojo intentando cavar a 5 metros (16 pies) de profundidad. ¿El objetivo? Instalar una sonda térmica que permita tomar de manera efectiva la temperatura del planeta y dar a los científicos más información sobre la actividad térmica interna y la geología marciana.

Pero InSight ni siquiera estuvo cerca de lograr ese objetivo. El 14 de enero, la NASA anunció que pondría fin a todos los intentos de colocar la sonda de calor bajo tierra. Cariñosamente conocido como «el topo», este dispositivo está diseñado para excavar bajo tierra con una acción de martilleo. Pero después del primer mes de su misión, no pudo excavar más de 14 pulgadas en el suelo antes de quedarse atascado. Desde entonces, los expertos de la agencia espacial han estado trabajando para encontrar algún tipo de solución, incluido el uso del brazo robótico de InSight para sujetar al topo con peso adicional u ayudarlo a aflojar un poco de suciedad.

Jamás funcionó…

La tierra marciana ha demostrado ser inesperadamente propensa a acumularse, disminuyendo el tipo de fricción que el topo necesita para abrirse camino más y más profundamente. Los equipos de tierra hicieron un último esfuerzo recientemente para usar el brazo de InSight para recoger un poco de tierra sobre la sonda para sujetarla y proporcionar más fricción. Después de intentar 500 golpes de martillo el 9 de enero, el equipo pronto se dio cuenta de que no había ningún progreso.

Es una noticia desalentadora, dado que la NASA recientemente decidió extender la misión hasta diciembre de 2022. Durante ese tiempo, no habrá mucho papel para la sonda de calor. Bruce Banerdt, el investigador principal de InSight, dijo que la temperatura del planeta aún podría medirse en la superficie y unas pocas pulgadas debajo de la superficie utilizando algunos de los instrumentos que aún funcionan.

Una ilustración de cómo se suponía que se desplegaría el topo de InSight en Marte.

«Esto nos permitirá determinar la conductividad térmica de la superficie cercana, que puede variar con la temporada debido a los cambios de presión atmosférica», señaló.

La misión también tiene la intención de emplear el brazo robótico para enterrar la correa que transmite datos y energía entre el módulo de aterrizaje y el sismómetro de InSight, que ha registrado más de 480 sismos. Enterrarla ayudará a reducir los cambios de temperatura que han creado sonidos de crujidos y estallidos en los datos sísmicos.

Fuente: MIT Technology Review. Edición: MP.





Source link