La conspiración del sabor

Ya nada sabe igual. Una sandía, un melón. Cualquier fruta. Un tomate, cualquier verdura. El pescado, la carne, e incluso la querida bollería de nuestra infancia.
¿Qué ha pasado? ¿Es nuestra percepción? ¿Son los nuevos ingredientes y compuestos?
¿No os gustaría saber por qué nada nos sabe como antes?



source

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *