Una de las míticas amazonas descritas por los antiguos griegos habría sido hallada enterrada en el norte de Armenia junto con vasijas de cerámica y joyas que se remontan a los siglos VIII-VI a.C. Así fue determinado a juzgar por las heridas que presentó su esqueleto.

A estas conclusiones han llegado los arqueólogos armenios que han analizado sus restos y cuyo estudio ha sido publicado recientemente en la revista International Journal of Osteoarchaeology.

La tumba fue desenterrada ya en 2017 en la necrópolis Bover I en la provincia armenia de Lorri. El análisis óseo mostró que pertenecía a una mujer entre 20 y 29 años, pero debido a las joyas a su lado, los científicos al principio pensaron que la fallecida pertenecía a las capas altas de la sociedad, sin sospechar que murió como guerrera.

Al examinar los huesos dañados, los arqueólogos detectaron en la rodilla izquierda una punta de flecha de hierro de las que se utilizaban para la caza o en combate y, además, impactos de una espada en las caderas. Parte de la pierna izquierda estaba cortada con un hacha. Asimismo, los investigadores sentenciaron que las heridas fueron resultado de ataques de varias personas en un campo de batalla.

Los restos de casi 3.000 años de antigüedad hallados en una tumba armenia.

La mujer tenía bien desarrollados los músculos del pecho y de los hombros a raíz de una constante flexión y levantamiento de peso, algo típico de una arquera con experiencia, mientras que sus huesos del muslo también eran fuertes, con unos glúteos pronunciados que evidenció que la antigua guerrera a menudo montaba a caballo.

Los arqueólogos suponen que una guerrera como esta pudo haber servido de inspiración para los antiguos griegos que escribieron sobre las amazonas.

En la mitología

En la cultura griega, las amazonas aparecen invariablemente como antagonistas de los griegos. Los relatos mitológicos frecuentemente narran los enfrentamientos entre los héroes griegos y las reinas amazonas, por ejemplo el duelo de Aquiles contra Pentesilea en la guerra de Troya, o el combate de Hércules contra Hipólita, hermana de la anterior, como parte de uno de sus doce trabajos. En la escultura, las amazonas eran representadas batallando con guerreros griegos en amazonomaquias, o heridas como producto de dicho encuentro.

Ánfora griega antigua que representa la lucha entre Aquiles y Pentesilea.

El historiador griego Heródoto las situaba en una región fronteriza con Escitia en Sarmacia, aunque la tradición posterior, las ubicó en Asia Menor. Diodoro relata la historia de Hércules derrotando a las amazonas en Temiscira. Filóstrato las ubica en los montes Tauro, Amiano al este del río Tanais, como vecinas de los alanos, y Procopio en el Cáucaso. Durante la antigüedad tardía las amazonas fueron asociadas con varios pueblos históricos y en la conquista de América fueron imaginadas en el nuevo continente. A principios de la Edad Moderna, el término pasó a aludir a las mujeres guerreras en general.

Fuente: Daily Mail/Forbes. Edición: RT.





Source link