Fósil revela cientos de dientes nunca antes vistos en un pterosaurio

Se ha identificado una nueva especie inusual de pterosaurio en un fósil desenterrado en una cantera de Alemania. Tenía más de 400 dientes que parecían las puntas de un peine para liendres.

Interpretación artística de la nueva especie de pterosaurio. Crédito: Megan Jacobs.

Si bien el pterodaustro de Argentina puede tener aún más dientes, las protuberancias de la boca de esta especie recién descubierta son extrañamente largas y delgadas en comparación.

«Lo que es aún más notable es que algunos de los dientes tienen un gancho en el extremo, que nunca antes habíamos visto en un pterosaurio», explicó el paleontólogo de la Universidad de Portsmouth, David Martill. «Estos pequeños anzuelos se habrían usado para atrapar los diminutos camarones de los que probablemente se alimentaba el pterosaurio, asegurándose de que bajaran por su garganta y no quedaran apretados entre los dientes».

Entonces, en lugar de ser masticadores y desgarradores, estos dientes se usaron más como trampas. Esto sugiere que el pterosaurio de un metro de largo debe haber sido un alimentador de filtro como lo son las ballenas barbadas en la actualidad.

«No hay dientes al final de su boca, pero hay dientes a lo largo de ambas mandíbulas hasta la parte posterior de su sonrisa», detalló Martill.

A.- Dientes cerca de la punta del maxila. B.- Primer plano de las puntas de las coronas de los dientes del maxilar izquierdo que muestra una modificación en forma de gancho de la punta de la corona, aparentemente dirigida hacia delante (flechas). C.- Dientes de la parte media del dentario.

La parte abierta de la paleta del pico probablemente recogió agua en su longitud curvada hacia abajo, atrapando a cualquier animal planctónico —como pequeños camarones que nadaban allí— y filtrándolo pasivamente o aplastándolo entre sus dientes. Esto sugiere que los pterosaurios cazaban en aguas poco profundas, chapoteando mientras vadeaban con largas patas como un flamenco.

«La alimentación por filtración entre los pterosaurios probablemente evolucionó a partir de animales que recolectaban alimentos de la superficie del agua o inmediatamente debajo sin aplicar una mordedura penetrante», escribió el equipo en su artículo. «El alargamiento de los dientes de la roseta y la reducción del espacio interdental, así como el alargamiento de las mandíbulas, mejoraron este efecto de filtro».

Los paleontólogos se maravillaron ante la casi totalidad del esqueleto, extraordinariamente conservado en finas capas de piedra caliza durante más de 150 millones de años. Los pterosaurios son relativamente raros en el registro fósil debido a la fragilidad de sus huesos huecos de paredes delgadas, pero este espécimen tenía incluso pequeños parches de membrana alar.

Fósil del Balaenognathus maeuseri.

«Debe haber sido enterrado en sedimentos casi tan pronto como murió», comentó al respecto Martill.

El equipo identificó que el pterosaurio pertenece a la familia Ctenochasmatidae, que vivió durante el Jurásico tardío y el Cretácico temprano.

Martill y sus colegas nombraron al antiguo animal Balaenognathus maeuseri, el nombre de la especie en honor a uno de los investigadores del equipo, Matthias Mäuser, quien lamentablemente falleció recientemente.

Esta investigación fue publicada en Paläontologische Zeitschrift.

Fuente: Porthsmouth/SciAl. Edición: MP.