El peligroso agujero en la capa de ozono sobre la Antártida desapareció, según anunció la Agencia Espacial Europea.

earth-ozone-layer1

De acuerdo con el organismo, los datos que permiten anunciar el cierre del agujero sobre el Polo Sur fueron obtenidos a través del análisis de imágenes tomadas por el satélite Copernicus Sentinel-5P en noviembre pasado.

Ya hace dos años, los científicos identificaron los primeros signos de «curación» de la capa de ozono en la Antártida, tras afirmar que para el 2015 el agujero disminuyó en más de 4 millones de kilómetros cuadrados, en comparación con su tamaño en el año 2000.

closing_of_the_ozone_hole_node_full_image_2

Entre las posibles causas de la recuperación de la capa, que protege nuestro planeta de la radiación ultravioleta, se encuentra, según los investigadores, el cumplimiento del Protocolo de Montreal, firmado por todos los países del mundo en 1987. Este acuerdo prohibe el uso de los clorofluorocarbonos, que destruyen la capa de ozono.

Sin embargo, de momento los científicos no pueden asegurar que el agujero no aparezca de nuevo.

Fuente: ESA. Edición: RT.

Fuente: Mysteryplanet