Dinamarca sacrificará millones de visones para frenar una nueva mutación del coronavirus


Cerca de 17 millones de visones serán sacrificados en Dinamarca tras detectarse una versión mutada del coronavirus que puede propagarse a los humanos, según han comunicado científicos del país escandinavo.

Visones. Coronavirus.

Crédito: Reuters.

Dinamarca es el mayor productor mundial de piel de visón. Ahora el gobierno ha ordenado sacrificar a millones de estos animales tras la detección de una nueva variante del virus SARS-CoV-2 que se ha extendido entre las granjas de cría y después ha saltado a humanos.

Hay por lo menos 12 personas contagiadas con esta nueva variante del virus en la península de Jutlandia —la parte continental del país que linda con Alemania—. Según las autoridades danesas, esta versión del virus supone un serio riesgo para la salud pública, ya que podría expandirse por Europa y poner en peligro la efectividad de las futuras vacunas contra el coronavirus.

«Esta nueva variante podría tener consecuencias devastadoras para la pandemia en el mundo entero», ha advertido la primera ministra danesa Mette Frederiksen en una comparecencia virtual. «Un virus mutado corre el riesgo de propagarse a otros países. La situación es muy seria».

La Organización Mundial de la Salud ha confirmado en Twitter que está al tanto de las informaciones sobre la mutación de virus en los visones de Dinamarca y que están en contante comunicación con las autoridades del país.

El gobierno danés ha puesto en marcha un programa para que los granjeros de visones maten a sus animales con la ayuda si es necesario de la policía y el ejército. En total se calcula que hay que aniquilar a 17 millones de ejemplares, la totalidad de los que se crían cada año para abastecer la industria peletera del país.

Más de mil granjas se reparten por todo el país y al menos en 207 de ellas se ha detectado transmisión del coronavirus entre visones.

Mutación

Una de las cosas que puede hacer a un virus más peligroso es que salte de una especie a otra. Un solo virus que entra en una célula es capaz de producir decenas de miles de copias de sí mismo.

Crédito: Reuters.

El virus necesita la maquinaria biológica de su nuevo huésped para leer y copiar su secuencia genética —en este caso compuesta por casi 30.000 letras de ARN—. En este proceso suceden errores de copia, mutaciones, que pueden cambiar la fisonomía del virus. Si estas nuevas variantes vuelven a saltar a otra especie puede que el sistema inmune no sepa identificarlo y combatirlo con efectividad incluso aunque alguien se haya vacunado antes contra una versión previa del mismo virus.

Esto es lo que podría suceder en Dinamarca, según las autoridades del país, si no se toman medidas de manera inmediata.

Fuente: BBC/El País.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *