Determinan la naturaleza de la sustancia «gelatinosa» encontrada en la cara oculta de la Luna


No, no se trata del Venom selenita.

En agosto del año pasado, informábamos sobre el descubrimiento de una misteriosa sustancia, similar a un gel, en un pequeño cráter de impacto en la Luna. Este hallazgo, hecho por el rover chino Yutu-2 en la cara oculta de nuestro satélite natural, ahora tiene una explicación oficial.

En pocas palabras, resultó ser lo que se sospechaba que era: roca derretida, probablemente debido al impacto de un meteorito, que formó una masa brillante y vítrea.

«El rover descubrió esta brecha de impacto durante su travesía del cráter Von Kármán, en la cuenca Aitken del polo sur lunar», escriben los científicos de la Academia de Ciencias de China en un estudio publicado en la revista Earth and Planetary Science Letters.

«Se formó por la fusión generada por el impacto, cementación y aglutinación de regolitos», agregan.

Debido a la poca luz, la composición química de la sustancia fue aun más difícil de descifrar, aunque se estima que no sería muy diferente a la del suelo circundante. Los científicos determinaron la presencia de plagioclasa en una concentración de aproximadamente el 38 por ciento.

Probablemente, cuando el meteorito golpeó la superficie, derritió parte del regolito, que se mezcló con el regolito sin fundir para formar la brecha, explican los científicos. Sin embargo, agregan que el impacto no necesariamente tuvo lugar en el cráter en el que se encontró el material. Es posible que se formara en un cráter diferente y saliera despedido, aterrizando finalmente donde Yutu-2 lo encontró.

El rover chino dirigiéndose a investigar el cráter con la sustancia.

La brecha es muy similar a dos muestras recuperadas por las misiones Apolo 15 y 17, Lunar Sample 15466 y Lunar Sample 70019, respectivamente. Ambas muestras, recuperadas de cráteres también se clasifican como brechas. En ambos casos, están compuestas por trozos de regolitos lunares y una especie de vidrio negro.

De todas maneras, los científicos son conscientes de que su investigación tiene ciertas limitaciones, sobre todo por el hecho de que no disponen de una muestra real para analizar. Además, Yutu-2 ha cambiado de ubicación y es poco probable que se obtenga un segundo conjunto de imágenes del objeto.

Fuente: ScienceAlert. Edición: RT/MP.





Source link

Deja una respuesta

x

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.