Unas obras de saneamiento en la orilla oeste del río Nilo en el Alto Egipto (Kom Shaqao, Sohag) han dejado al descubierto los restos del templo de Ptolomeo IV, el cuarto faraón de la Dinastía Ptolemaica, que gobernó desde 222 hasta 205 a.C.

Tras el fortuito hallazgo, se han paralizado los trabajos para permitir a los arqueólogos realizar su labor. De este modo, han desenterrado la esquina suroeste del templo y los restos del muro que se dirigía del norte al sur, con varios pisos de piedra caliza.

El secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades, Mostafa Waziri ha afirmado en un comunicado que, después, los trabajos se centraron en el sur, donde las ruinas descubiertas presentaban inscripciones del antiguo dios egipcio Hapi, acompañado de muchos animales diferentes, y restos de textos que contienen el nombre de Ptolomeo IV.

También se ha encontrado otro muro en dirección oeste, cubierto con losas de piedra caliza.

Kom Shaqao es la capital de la décima región de Egipto, se encuentra al oeste de la ciudad de Tama y antes era conocida como Wagit. De hecho, la mención más antigua aparece en la Cuarta Dinastía, en el templo de Hathor.

Farón débil con un fuerte legado

El reinado de Ptolomeo IV no fue uno exitoso. De acuerdo a los historiadores, el faraón estaba más interesado en salir de juerga y en pretender ser un artista que en gobernar. Esta falta de interés llevó a que el mandatario tercerice la tarea de construcción y obras en un ambicioso sacerdote llamado Sosibio.

Durante este período de la historia, Egipto apenas evitó perder su territorio frente al Imperio seléucida, en la batalla de Rafia. Este hecho precipitó una revuelta contra el faraón, creando inestabilidad y trifulcas internas que mancharon los últimos cinco años del reinado.

En el año 210 a.C, su esposa (y hermana) Arsione III, dio a luz a su heredero, Ptolomeo V Epífanes. Seis años después Ptolomeo IV moriría, un hecho que fue mantenido en secreto por Sosibio y sus consejeros por un año, quienes además asesinarían Arsione III para controlar al joven heredero y gobernar a través de él.

Ptolomeo IV. Octodracma.

La coronación oficial de Ptolomeo V se realizó en el año 196 a. C., en Menfis, según el ritual egipcio tradicional. Con motivo de este acontecimiento, el clero egipcio publicó un decreto escrito en tres alfabetos: jeroglífico, demótico y griego, sobre una estela de piedra: la Piedra de Rosetta; este decreto fue descubierto en 1799, contribuyendo definitivamente al moderno descifrado de la escritura jeroglífica egipcia.

En 193 a.C. se casaría con Cleopatra I, en un matrimonio político para que Egipto quedara como aliada de Siria.

Fuente: Ministerio de Antigüedades. Edición: Live Science/ABC.





Source link